Brasil dividido entre dois extremos